martes, 26 de abril de 2011

Capitulo 15: -"Maldito alcohol"-

-¿Quién?- es una voz masculina la que contesta finalmente.
-¿Sandra?- pregunta Elena intentan ocultar su impaciencia
-Ahora mismo esta ocupada
Nunca había  escuchado la voz de Kevin, pero no era muy difícil de comprender que no sonaba normal
-¿Dónde esta?
-Bebiendo - confiesa
No cabe duda, están borrachos
Tras repetírselo varias veces logra entenderle donde están.
Cuanto más se acerca al a paradero de Sandra, mas crece su enfado. Jorge la acompaña sin mediar palabra.
Cuando llegan al parque (que resulta ser el mismo de antes) la localizan en seguida. Hay varias personas esparcidas por todos lo rincones, todas ellas bebidas.
Sandra se encuentra en mitad del parque con Kevin. Se puede apreciar que a los dos les cuesta mantenerse de pie. Quizas a ella mas que a el.
-¡Elleeeen!- grita Sandra cuando reconoce a su amiga
-¿Se puede saber que estas haciendo?- le cuestiona mientras se va acercando
-¿Quieres?- le contesta ofreciéndole la garrafa de alcohol mas cercana
-¡Suelta eso!- se hace con la garrafa y la lanza a un lado-  tú te vienes conmigo ahora mismo
-¿Por que tanta prisa, Ellen?- le pregunta Kevin intentado apoyarse en su hombro.
Pero ella lo esquiva
-A mi no me toques - seguidamente se dirige a su amiga- Nos vamos- pretende sujetarla de brazo, pero es Kevin quien la agarra a ella.
-¡Que no la toques!- Jorge interviene en la escena empujando al borrachín.
Este levanta las manos en un gesto de paz mientras se tambalea
Elena sujeta a Sandra de a cintura, que por suerte no pone resistencia.
La casa  queda unas calles abajo del parque. Y parando a descansar después de cada paso, el camino de hace eterno
-Puedo llamar al Pelau para que os acerque hasta el portal- propone Jorge
-¡NO!- exclama Sandra parándose en seco- Que es bobo
-No- repite Elena empujando para que siga caminando- total tampoco estamos muy lejos. Lo que me preocupa es la bronca que me va a caer en casa.
Y es que además de llegar a casa de madruga llevaba a su amiga borracha.
Llegan al portal Sandra se queda sentada en el suelo mientras que Elena saca las llaves, por suerte tiene una borrachera tranquila y silenciosa.
Se esta quieta hasta que Elena le tiende la mano para ayudarla a levantarse, que seguidamente se vuelve para habar con Jorge:
-Gracias por no dejarme sola
El le responde con una sonrisa. Y le susurra: Suerte ¿Qué más le podía decir?

Sus intentos por no hacer ruido al entran en el piso, no sirven de nada. Tiene a sus padres esperándola en el salón.
-¿¡Pero, donde estabas?!?- ruge Pilar en cuanto cuando la ve entrar- Te hemos llamado mil veces-
-Se me habrá gastado la batería- supone
-Tranquila Pilar- dice Sandra con una sonrisa extrema
-¿Y a esta que le pasa?- pregunta Pilar percatándose de la presencia de la adolescente
-¿Esta borracha?- presiente Gonzalo
-Nooooo- miente Sandra- Bueno. . . un poquito si
A Elena le invade una pesadez brutal. Esta pillada de lleno, no sabe que
respuestas dar a sus padres y encima tiene unas ganas locas de echarse a dormir.
-Papa, mama, voy a dejar a Sandra en el cuarto y ahora hablamos.
No les da opción a negarse. Va su habitación lo mas rápido que puede, y deja a su amiga tumbada en su cama. Por un momento siente envidia, ojala ella lo tendría tan fácil.
Vuelve al salón donde la regañina empieza. Su madre le pide explicaciones, y ella omite algunos detalles de la historia original:
-Salimos y Sandra se paso un poco bebiendo- expresa intentado quitarle importancia
Su madre le sale con que Sandra es una mala influencia (tema del que ya han hablado varias veces)
Y su padre tiene el horno de dictaminarle el castigo: sin salir hasta previo aviso
Unas cuantas quejas más de Pilar y el esperado momento de marcharse.
Para cuando lega a su cuarto, Sandra ya esta completamente dormida
-Ya me las pagaras mañana- murmura

A la mañana siguiente, Sandra amanece con un tremendo dolor de cabeza
-Se llama resaca- le razona Elena a la vez que se va vistiendo- es normal después de emborracharse.
A Sandra esa repuesta no la convence, por lo que vuelve a cerrar los ojos
-Levántate ya, que vamos  llegar tarde a clase- le insiste su amiga
- Yo me quedo durmiendo
-¡Si, lo que faltaba!- Elena a destapa bruscamente- ¡Levántate!
-Vale- responde en voz baja- pero no chilles que me duele la cabeza
-¡Te jodes!
-Ayy- se queja- Oye, puedo ponerme tu ropa, ¿no?- consulta abriendo el armario.
Elena asiente con la cabeza
-Y unas gafas de sol, ¿me puedes dejar?

-Tenias que hacer el numerito de las gafas
-¿Qué pasa?, me molesta la luz
Son las únicas palabras que intercambian en el camino
Pilar es la que las lleva hasta el colegio. Durante el trayecto muestra su enfado poniendo mala cara.
-A tu madre le caigo mal- es lo primero que dice Sandra cuando se bajan del coche
-Y a mi también- confirma Elena adelantándose
Sandra la sigue
-¿Estas enfadada?
-¡No!, claro que no- prorrumpe sarcásticamente- si me encantan que me castiguen- anda unos pasos mas y se sienta en las escaleras del colegio- No voy a volver a salir hasta navidad
-Tampoco queda tanto- bromea sentándose a su lado
-¡Vete a la mierda Sandra!-
-¡Perdón! Lo siento mucho. Creía que controlaba pero. . .
-Pues no controlaste- la interrumpe
-Ya, ¡Maldito alcohol!  Perdóname, por favor. Prometo compensarte, ya me encargare yo de que puedas verte con Jorge.
Elena parece pensárselo un momento. Hasta que le sonríe y dice:
-Te perdono si te quitas las gafas, nos mira todo el mundo
Se quita las gafas de inmediato.